El Ser, la esencia fundamental del éxito

 

¿Quiénes de las personas que están aquí son revolucionarias?…

 

Con esta pregunta inicio mis talleres y conferencias sobre Comunicación Asertiva para Gestiones Efectivas. Los resultados varían de acuerdo a la Identidad Corporativa de las Organizaciones; en unas las personas no levantan la mano, en otras casi todos los presentes asienten con agrado y en algunas podemos decir que hay unos resultados divididos.

 

En cualquiera de los casos los resultados manifiestan lo mismo, hayan o no levantado la mano, porque cuándo se les hace la segunda pregunta: ¿Por qué no son, o por qué si son revolucionarios? todas las respuestas parten de una visión monoplacita. El argumento que exponen en las respuestas es meramente partidista, para el ideario colectivo pareciera que el único concepto que tiene la palabra revolución es apoyar o no a un movimiento político.

 

Acto seguido en mi rol de facilitador, muestro lo amplio del concepto que tiene el diccionario de la Real Academia Española sobre la palabra revolución: Acción y efecto de revolver o revolverse; Cambio profundo, generalmente violento, en las estructuras políticas y socioeconómicas de una comunidad nacional; Cambio rápido y profundo de las cosas.

 

… y así comienzo a hacer asertivas a las Organizaciones, mediante procesos asertivos de comunicación.

 

En un artículo on-line de Gnosis.is, titulado “Evolución, Involución, Revolución” se hace mención a las 48 leyes de la naturaleza, como lo son la Ley de la Gravedad, la Ley de Causa y Efecto, la Ley de Retorno, la Ley de la Relatividad, entre otras, y se hace especial mención a las leyes gemelas que son la Ley de la Evolución y la Ley de la Involución “por una ley mecánica de la naturaleza, esta ley evolutiva va a dejar de funcionar, ya llegó a su límite y comenzará a regir, su hermana gemela, la ley de la involución. … Así funcionan estas dos leyes, la evolución y la involución.”

 

Todo en el planeta vive este proceso; lo mineral, vegetal, animal y humano evolucionan para involucionar. En lo Humano desde la fecundación vivimos el proceso evolutivo de nuestra estructura física, emocional y espiritual, hasta el punto que comienza la involución y empezamos a perecer; pero aquí no quiere decir que se termina todo, no, porque es el mismo proceso, por eso es que se dice que son hermanas gemelas.

 

Y la revolución ¿pa’ cuando?

Entendiendo que todo es evolutivo, no se puede pretender que la revolución sea algo mágico e inmediato, un golpe de suerte, ni mucho menos la imposición de algo sobre los demás. La revolución es la esencia fundamental del Ser y es un proceso que se da en todo lo que evoluciona que en algún momento involucionará.

 

Las Organizaciones sin importar su tamaño, razón social u objeto productivo están formadas e integradas por seres humanos, personas que se convierten en ciudadanos y conviven bajos normas y leyes que rigen su comportamiento desde que inician el proceso de evolucionar e involucionar. De acuerdo a los casos de estudio que he realizado y analizado en las Organizaciones que me han abierto sus puertas para que los ayude a ser asertivos en sus procesos, y por ende cumplir con su planificación, he podido determinar que el común denominador entre ellas es que no tienen la metodología para revolucionar y por ende no valoran su recurso más preciado.

 

Toda revolución comienza cuando se reconoce al Ser: ¿qué soy? Y ¿por qué soy como soy?, al conocer las repuestas a estas preguntas inmediatamente se identifica la función que tiene el Ser. Cuando logramos identificar que función cumplimos como ser, recibimos la posibilidad de manifestarnos en un estadio superior ya que se goza del privilegio del autoconocimiento y el Ser al conocerse tiene pleno dominio sobre sus facultades para contribuir en su entorno.

 

El Ser transita feliz porque está gratificado al tener una misión y con esa misión dar un servicio y sentirse útil al formar parte de algo que contribuye y ayuda, porque es aquí cuando se siente revolucionado y que su esencia de ser, revolucionó su conciencia, se transformó desde adentro, promovió un cambio radical interior, se revolvió como dice el diccionario de la RAE, para generar algo profundo en su interior que lo lleva a encontrarse consigo mismo y descubrir su verdad.

 

La revolución no hará desaparecer la involución dentro de todo lo que es natural, porque como lo dice la ley: la evolución y la involución son hermanas gemelas, una existe porque la otra también. La revolución es lo que permite al hombre y a la mujer ser independiente en el proceso de crear su propósito; la revolución es un proceso consiente que niega la posibilidad de solo ser para evolucionar e involucionar. La revolución es autorrealización.

 

Cuando vuelvo a darle participación al aforo y les pregunto nuevamente, ¿Quiénes de las personas que están aquí son revolucionarias? me llena da regocijo al ver que todos levantan la mano y me satisface más sus argumentos construidos desde lo individual y propio.

 

Si todo comienza en el Ser, las Organizaciones deben conocer a sus integrantes, saber que los condiciona, limita, estimula y motiva.

 

Entonces, seguimos preguntando qué si primero el huevo o la gallina…

Luego de lo vivido con el COVID la humanidad en un alto porcentaje manifiesta seguir sin mucha oposición a regirse por las leyes gemelas de evolucionar para involucionar. Las estadísticas clínicas de la OMS manifiestan un considerable incremento en los porcentajes de depresión, estrés y ansiedad.

 

El mexicano Johnny Abraham en su conferencia de TEDx titulada: Cambio de hábito, cambio de vida, nos dice que la sociedad manifiesta depresión por vivir anclado en su pasado, estrés porque percibe erróneamente su presente y ansiedad porque quiere que su futuro ya sea presente, pero sin procesos planificados, ejecutados y disfrutados.

 

En las consultorías que he desarrollado aplicando el Método COA (Comunicación para Organizaciones Asertivas) hemos establecido la condición de pensar en el capital humano adecuado para las Organizaciones de acuerdo a su naturaleza e Identidad Corporativa. Hoy en día las Organizaciones deben formar y promover la revolución en su personal, el mercado no ofrece muchas opciones idóneas para lo que se requiere dentro de la Organización.

 

Las Organizaciones que solo se quedan en esperar el milagro de conseguir ese personal idóneo para que cumpla sus procesos, aceleran su involucuón; el Método COA nos ha dado como resultado que el 75% de las Organizaciones que aplican una metodología para motivar a su recurso humano a conseguir su propósito y sentirse útil, son las que logran revolucionar sus procesos y se transforman en Organizaciones Asertivas, donde sus integrantes son felices por los resultados positivos que se obtienen. Creo oportuno mencionar que el 25% que no alcanza los objetivos, es por factores externos a la Metodología.

 

Al igual que la familia, la escuela y la iglesia, las empresas e instituciones deben retomar su papel de agente socializador permitiendo lograr la trasformación en el ser. Como toda Organización las empresas e instituciones sin importar su tamaño, razón social u objeto productivo deben tener un enfoque más humanista, holístico donde el Ser es la suma de sus partes, y al contribuir a la formación de ese recurso humano revolucionario que sea feliz porque logró descubrir su función y con ella puede dar solución mediante un servicio, se lograran mejores condiciones en el entorno para la revolución de las Organizaciones.

 

Y siempre recuerden: No se casen con los problemas, enamórense de las soluciones.   

 

 
Scroll al inicio